No importa si tu página web lleva años en el mundo cibernético o si apenas acaba de tener su primera visita. En cualquier momento de su etapa puede tener un declive o un punto muerto, y debes estar preparado para lo peor. Y si a tu página le va bien, ¡felicitaciones! Sigue así y al aplicar estos trucos verás que tu web crecerá de manera exponencial.


Hay dos aspectos esenciales a la hora de hacer crecer tu blog, que son: conseguir visitantes y lograr que estos visitantes se queden, pues de nada sirve que enfoques todas tus energías en atraer personas pero descuides tu contenido y tu aspecto. Por eso, esta guía hará que consigas tantos seguidores como quieras y que, además, se queden contigo para siempre.

  1. Las redes sociales son tus mejores amigas

Debes tener este punto muy claro. Mientras más cobertura tengas en redes sociales, vas a llegar a más personas, pero ten en cuenta que cada red es un mundo y que tu imagen debe estar perfecta en cada una. Por eso, sería ideal que designes a una persona para que administre y gestione tus cuentas en redes sociales, de manera que sea un trabajo personalizado.
 

Si no tienes presupuesto para eso, puedes hacerlo tú mismo pero intenta no abarcar tantas redes y que puedas optimizar tu presencia en cada una. Por ejemplo, puedes leer este artículo sobre 5 estrategias efectivas para promocionar tu negocio en Facebook.
 

Puedes utilizar aplicaciones móviles para facilitar este trabajo, como Hootsuite, Crowdfire, Buffer, Mention, UberSocial, entre otras. Las funciones de estas apps son infinitas pero, entre ellas, puedes planificar publicaciones, buscar contenido para publicar, conocer tus seguidores, ver tus estadísticas en redes sociales y mucho más.

 

  1. Haz que tu web sea lo más acogedora posible

Los motores de búsqueda no solo toman en cuenta el número de visitas que tienes, sino también el período de tiempo que las personas pasan en tu página. Si es una cantidad considerable, te impulsará en los motores de búsqueda. Por eso debes lograr que tanto tu contenido como el aspecto de tu web y el diseño en general sea tan cautivador como sea posible.
 

Por suerte, esto puedes lograrlo con las millones de plantillas que existen, las cuales puedes modificar para darle tu toque personal. Puedes comprar la tuya en Themeforest, créeme que vale la pena la inversión.
 

Mantén tu página sencilla, no hay nada peor que una página web con millones de widgets, ventanas emergentes, globos de información, chat… Simplemente es demasiado. En este aspecto, menos es más.

 

  1. El material multimedia es tu mejor amigo

La mayor ventaja que tienen las páginas web es que puedes combinar contenido de todo tipo. Videos, textos, imágenes, gifs y todo lo que se te ocurra. No desaproveches esta faceta simplemente colocando una imagen genérica por entrada.
 

Despierta tu creatividad, toma fotos y videos tú mismo para tu blog, porque nadie puede capturar las imágenes de tu mente más que tú. Además, eso garantizará que tus fotos sean originales y no sacadas de cualquier sitio común.
 

Procura también que sean de buena calidad, nadie quiere ver imágenes borrosas o mal tomadas. De igual manera, puedes encontrar imágenes buenas, gratis y sin derechos de autor en sitios como Pixabay y Pexels.

 

  1. Conviértete en todo un experto de marketing

Lamentablemente, así tengas una web perfecta no vas a parar ni las moscas si no empleas buenas estrategias de marketing. Por suerte, hay varias estrategias que puedes emplear dependiendo de tu web y tus posibilidades, que son las siguientes:
 

  • Marketing de contenidos
  • E-mail marketing
  • Marketing con motores de búsqueda
  • Marketing por redes sociales
     

Puedes hacer una combinación de todas para optimizar tu visibilidad. Para esto, también existen muchas aplicaciones móviles para que no enloquezcas con tantas cosas, como MailChimp, BrowSEO, SEO Manager y más.

 

  1. Recuerda las versiones móviles

De seguro, muchas personas entran a tu web desde diferentes dispositivos, como laptops, computadoras de escritorio, tabletas y teléfonos móviles. Procura que el formato se vea bien en cada uno de los aparatos, y para verificar esto puedes utilizar páginas como Responsive Design Checker.